¿Benefactor o indolente? Lorenzo Mendoza desata polémica por derechos del Mundial

El nombre de este empresario ha sido objeto de críticas y mensajes de apoyo, en torno a esta jugada empresarial que le asegura ser patrocinador oficial de Rusia 2018

Tras conocerse la compra de los derechos del Mundial de fútbol Rusia 2018, por parte de empresas Polar, por un un monto que algunos sugieren alcanzó los 15 millones de dólares, se desató una polémica en las redes sociales por esta inversión de Lorenzo Mendoza.

Según señalan algunos directores de medios, Mendoza habría adquirido los derechos para al menos 32 de los 64 encuentros pautados en esta cita mundialista del deporte rey, los cuales habrían sido cedidos a televisoras públicas como Tves, otras privadas con señal abierta, y otras de suscripción como TLT.

Esta compra por parte del presidente del complejo agroindustrial más grande del país, se da en medio de un escenario de hiperinflación que afecta la economía venezolana, acentuada por el desabastecimiento de la mayor parte de los alimentos que se producen en Venezuela, lo cual ha generado un sinfín de críticas contra el empresario.

Es así, como durante tres días, el nombre de Lorenzo Mendoza se ha mantenido como tendencia en las redes sociales; donde, entre críticas y mensajes de apoyo, los venezolanos se pronuncian en torno a esta jugada del dueño de las empresas Polar.

¿Despilfarro, obra de caridad o negocio?

Entre las críticas emitidas contra esta acción empresarial están quienes cuestionan la millonaria inversión, calificándola como un “despilfarro” de divisas, en un país que en la actualidad atraviesa por una fuerte crisis de liquidez monetaria y carencia de dinero convertible.

Para otros ha significado un “regalo” hecho a los venezolanos por este empresario, al brindar la posibilidad para que todos puedan tener un motivo para escapar a la difícil realidad por la que atraviesa el país en el ámbito económico.

Pero para los menos apasionados políticamente, Lorenzo Mendoza solo ha hecho una “muy buena jugada empresarial”, pues al tener los derechos de transmisión, asegura la publicidad de sus productos, como patrocinador oficial del mundial, no solo para Venezuela, sino para la gigante de las comunicaciones en Latinoamerica, DirecTv.

Pese a la polémica que ha desatado la decisión, la realidad es que los venezolanos podrán disfrutar de los juegos de Rusia 2018, producto del desembolso millonario por parte de este empresario venezolano, quien, debido a la polarización política, seguirá siendo juzgado como “benefactor” o “indolente”, aunque para el mundo empresarial, esta acción sea solo una estrategia de marketing más.

Reporte1.com

Compartir