¡Cuídalos! El gas lacrimógeno afecta más a los perros que a los humanos

El animal puede volverse loco y hasta llegar a morder una persona de la agitación

Los artefactos o instrumentos utilizados por las fuerzas de seguridad para reprimir a los manifestantes, como los gases que sueltan las bombas lacrimógenas, causan más daños en los perros que en los seres humanos.

Ya que el olfato de estos animalitos es mucho más desarrollado, por lo que ellos pueden sentir fácilmente este gas mucho antes de que el humano pueda darse cuenta.

Es por ello que hoy explicamos las medidas de seguridad que debes tener para garantizar el bienestar de los más peluditos de la casa, con respecto a las bombas lacrimógenas

Según el especialista veterinario Mario Marzuk, las consecuencias de estos gases son los mismos que los que padece un ser humano, pero incluso más delicado debido a que los caninos son más sensibles y presentan fuerte lagrimeo e irritación.

Lo recomendable para contrarrestar los efectos del gas, es colocarle aire caliente a la mascota, bien podría ser a través de un secador de cabello.

Si el caso es que estuvo cerca para el momento que esta fue lanzada se debe bañar al animal (lo mismo vale para los gatos) debido a que en el pelo quedan residuos de los tóxicos.

En dado caso que la mascota sufra alguna herida por un perdigonazo lo ideal es llevarlo al veterinario para evitar que la herida se infecte y así prescribir el tratamiento a seguir el cual debe incluir antibióticos y analgésicos.

“Ellos tienen mayor sensibilidad en la parte auditiva y esos ruidos los afectan no solo en la parte física, sino en la psicológica. El animal puede volverse loco y hasta llegar a morder una persona de la agitación”, indica el especialista.

Finalmente, cuando estos están muy inquietos, se recomienda calmarlos con tranquilizantes, estos deben ser administrados bajo estricta vigilancia médica.

Reporte1.com/ Con información de El Universal

Compartir