Entérate cómo debe ser tratada la disfunción eréctil

Medicación y estimulación son algunas de las herramientas recomendadas por los especialistas para superar este problema que afecta a los hombres

La disfunción eréctil, que es una enfermedad común en los hombres, aunque muchos no se atreven a decirlo, puede ser abordada de distintas formas para contribuir a su mejoría y recuperar la actividad sexual en la pareja afectada.

Durante su participación en la cumbre global de salud masculina en Panamá, que reúne a expertos en la materia, la andróloga y uróloga de la Fundación Puigvert (Barcelona), María Peraza, indicó que para abordar el problema es necesario la incorporación de la pareja, aunque algunas veces se encuentran reacias al tratamiento o alternativa indicada.

“En algunas ocasiones los hombres con rigidez peniana necesitan medicación para que sea evidente la fase de excitación, pero muchas mujeres no entienden que el varón sí siente deseo y está excitado, solo que no se visualiza físicamente”, expresó la doctora.

Otro método de estimulación es la pornografía, pero advirtió que se ha convertido en un modelo a seguir irreal en el que se desvirtúan situaciones sexuales como “erecciones prolongadas y eyaculaciones a litros”.

“No está mal si funciona como una herramienta erótica para estimular, pero el problema es que se vincule como normal todo lo que sucede en esos filmes y podría crear falsas expectativas para los hombres”, añadió.

Agregó también que corrientes como el androcentrismo (que sitúa al hombre como el centro del universo) lastran el progreso para derribar mitos de la disfunción eréctil, dado que esta recae en la importancia que se le da al pene como símbolo sexual.

“Al falo (pene) se le ha dado un peso social importante no solo por la cultura machista, sino también por la mujer, (…) aunque solamente el 30 % de mujeres tienen un orgasmo por la penetración”, mencionó Peraza.

Disminuir factores de riesgo

Otra forma de atender el problema de la disfunción eréctil es controlando los factores de riesgo, que son los mismos que intervienen en la enfermedad cardiovascular: hipertensión, arteriosclerosis, obesidad, tabaco, drogas o alcohol.

“Actualmente los varones tienen más probabilidad de morir 7 años antes que las mujeres por enfermedades cardiovasculares, por eso importante concienciar a los hombres para que controlen su salud”, instó el jefe del Servicio de Urología del Hospital de San José (Bogotá), Hernán Aponte, quien señala que el hombre es el gran olvidado en el sistema de salud y eso se está evidenciando en las muertes prematuras.

La vergüenza mata

Las barreras que imposibilitan hacer un diagnóstico y tratamiento temprano de los problemas asociados a la disfunción eréctil son el temor y la vergüenza, situación que aún prevalece por diversas corrientes ideológicas, señalan los expertos reunidos en la cumbre panameña.

“Los varones no acuden al urólogo, en cierta parte por vergüenza a realizarse procedimientos como el tacto rectal y cuando eso sucede es difícil abordarlo; pero no hay espacio en la salud para el miedo porque es mejor prevenir y tratar”, explicó Peraza.

La especialista en medicina sexual considera preocupante la situación, porque manejan datos que revelan que en 2025 unos 322 millones de hombres sufrirán de incapacidad persistente para conseguir una erección sexual.

“La prevalencia de disfunción eréctil es alta, en hombres con 80 años puede llegar afectar de 70 a 100%, y aquellos menores de 40 años, aunque es de 15%, aumentará la prevalencia hasta la quinta década de su vida en 60 %”, detalló.

Reporte1.com/Con información de EFE

Compartir