Es un dolor de cabeza enfermarse en Venezuela: Precios de las medicinas suben cada día

En Venezuela si usted va preguntar por un medicamento le dan el costo y de una vez le advierten que este es un valor que puede cambiar en cualquier momento. “Los precios hasta hoy son estos”, indicó la vendedora de una red de farmacias con sede en San Bernardino

La crisis económica y social por la que atraviesa Venezuela complica cada vez más a los venezolanos la adquisición de los medicamentos, bien sea porque simplemente no hay o porque los precios son tan elevados que ningún salario los soporta.

La gran mayoría de los venezolanos denuncia que les está costando vivir en su propia tierra, considerando que diariamente se debaten entre los alimentos y la compra de algún medicamento que sin duda alguna les arrebata del bolsillo cualquier quincena.

Es por esta razón que la creciente escasez de medicamentos en las farmacias y los elevados precios de los pocos que se consiguen, obligan a los pacientes a recorrer más de cinco farmacias por día, sin pensar en que de todo el recorrido solo una puede tener lo que usted necesita y a un precio exorbitante.

Se podría decir que el aumento de los medicamentos comenzó a ser más evidente en el mes de enero, ya que en diciembre un antibiótico para niños costaba entre 78 y 100 mil bolívares, pero para comienzos de este año, los precios alcanzan hasta el  millón de bolívares o peor aún, la Levofloxacina que tiene un precio de Bs. 1.800.000, lo que equivale a un poco más de 7 salarios mínimos.

Una simple pastilla para el dolor de cabeza o algún tipo de migraña, le puede quitar más de un mes de salario mínimo, considerando que una caja de analgésicos se consigue en más de 300.000 bolívares (Migren, Doll) y entre lo más económico está el conocido Atamel, en 27.400 bolívares.

El Cataflam en jarabe para niños tiene un valor de Bs. 196 mil, el Dicloret que es un antialérgico está en Bs. 245 mil, mientras que el Budecort que es una suspensión aerosol para inhalar cuesta Bs. 250 mil, lo que quiere decir que si su hijo se enferma de alguna infección como bronquitis, usted podría llegar a gastar en su tratamiento, sin el valor del antibiótico o de las gotas nasales, al menos Bs. 691.000.

La realidad es que la situación es peor para las personas que sufren alguna enfermedad crónica como hipertensión, diabetes, enfermedad renal o cancerígenas, quienes deben tomar medicamentos de manera permanente para mantener su salud, los cuales deben pagar incluso en dólares.

Falla en el suministro de medicinas 

En las farmacias, las fallas en el suministro de medicinas por parte de los proveedores se ha convertido en una realidad palpable. “Nos despachan mercancía semanalmente pero en cantidades muy bajas. Todos los meses disminuyen la cantidad que nos ofrecen”, le aseguró la vendedora de un establecimiento ubicado en La California a Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica de Venezuela

Por su parte, la Cámara de la Industria Farmacéutica sostiene que actualmente el consumo por habitante está muy por debajo del registrado en 2017 y calcula que está en cuatro unidades debido a que fue en enero cuando las plantas comenzaron a operar.

La incertidumbre por el cambio del precio es otro dolor de cabeza. En Venezuela si usted va preguntar por un medicamento le dan el costo y de una vez le advierten que este es un valor que puede cambiar en cualquier momento. “Los precios hasta hoy son estos”, indicó la vendedora de una red de farmacias con sede en San Bernardino.

Reporte1.com 

Compartir