¡Hablan los usuarios! Colas, larga espera y “buena atención” describen un día en el Saime

Foto: Saime

Las cédulas de identidad se demoran entre 8 y 20 días en ser entregadas, según relato de los usuarios, aunque el lapso dependerá de la buena fortuna que lo acompañe para realizar el procedimiento

Trámites que en teoría deberían resultar sencillos, se han convertido en un suplicio para quienes gestionan por primera vez o requieren la renovación de su cédula de identidad o pasaporte.

Largas “colas” y caras de desasosiego son el factor común en las oficinas del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME), cuya agencia secundaria, ubicada en La Urbina, en el Área Metropolitana de Caracas, funge de escenario para la tramitación de documentos necesarios para la movilización interna y externa de miles de venezolanos.

Los operativos de cedulación del organismo que se realizaban diariamente de manera itinerante, han disminuido

El proceso es rápido, sin embargo, el tiempo de espera fuera de las instalaciones, motivado a la gran afluencia de usuarios, entorpece y “altera” la paciencia de las personas que esperan, relató Marta Torres, quien tramitaría la renovación de su documento de identidad.

La cedulación es el trámite de mayor demanda en la oficina de La Urbina, según informó el gerente general, José Arteaga a Reporte1.com. En dicha sede, de acuerdo con un boletín de prensa del Saime, se encuentran 3.762 cédulas en bóveda, emitidas entre 2014 y 2017, debido a la “irresponsabilidad” de algunos usuarios que no han acudido a retirar el documento.

Ésta, precisamente, podría ser la causa en la demora de la entrega de la cédula que, según declaraciones de algunos usuarios, “tarda de 8 a 20 días” en ser entregada, aunque el lapso dependerá de la buena fortuna que lo acompañe para realizar el procedimiento.

Por ejemplo, Luisa Ramos, de 61 años de edad, afirmó que su documento estuvo listo en ocho días, tiempo que le fue prometido por los funcionarios del Saime. Más allá, una decena de personas se mostraban inquietas, puesto que aún su cédula, documento indispensable para el traslado dentro de las lindes del territorio, no le había sido entregada.

“Cuando vine a sacar mi cédula, hace una semana, el proceso fue rápido porque no había mucha gente”, añadió.

Pese al retardo institucional, usuarios concuerdan en destacar la “agradable atención” que han recibido por parte de los trabajadores del organismo adscrito al Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores, Justicia y Paz (Mpprijp).

“El trato ha sido muy bueno, muy amable y el proceso es rápido, lo malo son las colas que la mayoría de las veces son muy largas y tardan en avanzar”, enfatizó José David Vásquez, quien, contra todo pronóstico, esperaba con una sonrisa en el último lugar de la “cola” para ingresar a la sede.

La afluencia de usuarios se evidenció también en el Saime ubicado en Los Ruices, municipio Sucre, donde, aunque con menos actividad externa y mayor recelo por parte de los usuarios, se observaron filas de personas para solicitar la renovación y/o retirar su cédula.

En la sede del Saime de Los Ruices, en el Distrito Capital, también se observaron filas de personas que acudieron a tramitar sus documentos de identidad

Tramitan pasaportes aún sin planes de viajar

En cuanto a la tramitación de pasaportes, el Saime La Urbina atiende “rápida y cordialmente” a los usuarios que acuden a renovar su salvoconducto.

Jessica Oliveros, quien acompañó a su esposo a gestionar su documento, comentó que el “proceso es bastante fluido, llegamos a las 10 y ya casi entramos” al tiempo que, al igual que otros usuarios encuestados, resaltó la atención recibida por los funcionarios del Saime.

Respecto a la recomendación que hiciera el director del Saime, Juan Carlos Dugarte, de esperar la fecha de viaje para tramitar el pasaporte, apuntó: “es un derecho de los venezolanos tener el documento” e indicó que, quizás, el Ejecutivo “tiene miedo que la gente se vaya y no regrese”.

Luisa Ramos añadió que aún cuando no se tengan planes de viajar “inmediatamente”, “cualquiera puede pedir su pasaporte”, porque “en cualquier momento ocurre algo y se debe viajar”.

Con sus altas, bajas y, una que otra, molestia ocasional, son cientos los venezolanos que acuden diariamente a las oficinas del Saime ubicadas a lo largo y ancho del territorio nacional, bien sea para solicitar la renovación de su cédula de identidad o del pasaporte, documentos fundamentales para permanecer en el país o emprender más allá de las fronteras.

Reporte1.com

Compartir