Nuevo sistema penitenciario proporciona seguridad a los reclusos

Foto: EFE

El régimen penitenciario que, hasta el momento, se implementa en 83 de las 96 cárceles del país, contempla un horario de actividades, generalmente formativas, comprendido entre las 5:30 de la mañana y las 9 de la noche

El nuevo régimen penitenciario orientado a la pacificación de los centros de reclusión del país a través de actividades productivas, culturales y deportivas, dejó a un lado las confrontaciones entre “pranes” para brindarle seguridad a los privados de libertad, refirió EFE.

A diferencia de años anteriores, los reclusos cuentan con garantías sobre su seguridad. La desaparición, quizás momentánea, de “los pranatos”, que fungían como autoridad única de las cárceles venezolanas, ofrecen un trato igualitario para los penados que en otrora eran víctimas del terror infundido por los “monarcas” carcelarios.

“Los pranes ahora son como uno más”, afirmó un interno, quien se encontraba en formación marcial en el patio de la “26 de julio”, centro inaugurado tras el desalojo de la Penitenciaria General de Venezuela (PGV).

El régimen penitenciario que, hasta el momento, se implementa en 83 de las 93 cárceles del país, contempla un horario de actividades comprendido entre las 5:30 de la mañana y las 9 de la noche, hora en la cual se da el “toque de silencio” que indica el regreso de los privados a sus celdas.

“Ahora nos sentimos seguros, al menos comemos tres veces al día, estudiamos, y hacemos cosas que no pensábamos en hacer en la calle”, detalló otro recluso citado por EFE.

Los centros de reclusión construidos producto de la demolición de las cárceles más sanguinarias del país, cuenta con inhibidores de señal, escáneres en las entradas que bloquean el ingreso de armas, drogas, equipos electrónicos y teléfonos celulares, además de un estricto régimen de visita con el fin de impedir el restablecimiento de patrones adversos.

En la PGV, previo a su desalojo, funcionaban restaurantes, panaderías, servicios de manicure, tiendas de mascotas, discotecas, gimnasios, parques infantiles, así como la circulación de drogas y armas con el aparente conocimiento de los cuerpos de seguridad.

Si bien, aún siete centros penitenciarios se encuentran bajo el antiguo régimen, el Ministerio del Poder Popular para el Servicio Penitenciarios, dirigido por Iris Varela, puso en marcha el modelo de transición para erradicar los dominios de “los pranatos” en las cárceles del país.

Reporte1.com

Compartir