Piñaterías de la plaza El Venezolano: 60 años de historia truncados por una expropiación

Son 11 locales, muchos con más de 60 años de fundación, los que ahora deberán cerrar sus puertas para abrirle paso a “un centro turístico” en la Plaza El Venezolano. El restaurant La Atarraya, las piñaterías y hasta el “árabe de los zapatos”, son parte del patrimonio caraqueño y ya no estarán abiertos por una orden de la Alcaldía

Inició como una idea, luego se plasmó y se convirtió en un proyecto que pasó a ser un negocio familiar, así comenzó hace 60 años un local de ventas de piñatas que lleva por nombre el gentilicio de los que hoy nacen y viven en Venezuela.

Tras más 60 años abierto al público que llega en búsqueda de artículos para las fiestas a precios económicos, esta piñatería ubicada frente a la casa del Libertador Simón Bolívar, cerró sus puertas víctima de una expropiación y tras cumplirse las 24 horas otorgadas por la Alcadía de Caracas para desalojar el recinto.

“Un funcionario de la Alcaldía nos dijo que era una orden de arriba (…) La alcadesa dice que no tiene nada que ver con esto, pero en el cartel de notificación que nos dieron está su firma”, comenta uno de los afectados por la expropiación  que no quiso dar su nombre al equipo de Reporte1.com. En total están siendo expropiados al menos 11 locales que funcionaban en los alrededores de la Plaza El Venezolano de Caracas.

“Según ellos (Alcadía de Caracas) la expropiación llega porque quieren hacer aquí un centro turístico (…) El cartel de expropiación apareció en el periódico Ciudad Caracas, de forma muy diminuta, prácticamente no se veía, luego ellos vinieron el lunes y nos enteramos de esto, nos dieron 24 horas para desalojar, pero ¿cómo un negocio que tiene más de 60 años abierto, donde la cantidad de mercancía es mucha, le van a dar 24 horas para cerrar? Es injusto, aquí hay es un amedrentamiento total sobre los derechos de los ciudadanos. Parece que el mayor impera sobre el menor”, argumentó.

Hace más de 60 años nació en esta plaza el restaurante La Atarraya, uno de los más antiguos del centro de la capital

La medida ejecutada por la máxima autoridad del municipio Libertador de Caracas se encuentra ahora en manos de los tribunales, luego que los afectados, unos 30 trabajadores directos e indirectos, introdujeran un recurso para “ganar tiempo” y no tener que cerrar abruptamente las puertas a un público que se va aglutinando en las cercanías de los comercios a la espera de “cazar alguna oferta”.

“Se ven afectados directamente unos 200 trabajadores, pero indirectamente superan los 300, porque hasta los que venden chucherías (golosinas) en las camioneticas por puesto, vienen y comprar aquí porque tenemos buenos precios y baratos, siempre ha sido así”, dijo.

Sin reubicación… por los momentos

Tras la medida tomada en contra de los históricos comercios que funcionaban en la mencionada plaza, aún no hay una propuesta de reubicación por parte de las autoridades, por lo que los trabajadores están en reuniones para lograr llegar a un acuerdo.

“Estamos en reuniones, estamos haciendo un esfuerzo, la misma gente nos ha incentivado para tomar medidas, muchos quieren que salgamos y cerremos la avenida Universidad, pero no, nosotros somos trabajadores y al final quedarían afectados los propios ciudadanos. Estamos acudiendo a los entes, tratando de hablar para ver qué se puede hacer. Se supone que en los proyectos que tu haces como gobierno, incluyes, no excluyes”, sentenció.

Finalmente, agregó que como trabajadores se sienten excluidos, ya que no ha existido alguna propuesta para ser reubicados en otros espacios o lugares en Caracas.

Solución: 700 mil bolívares y una caja del CLAP

En conversación con el equipo de Reporte1.com, el responsable de la zapatería ubicada en la zona aseguró que una de las soluciones propuestas por la Alcaldía es la entrega de 700 mil bolívares y una caja del Clap.

“A todos les ofrecieron (en una reunión) 700 mil bolívares y una caja del Clap. Eso es lo que le ofrecieron a los trabajadores, a todos”, criticó el zapatero de ascendencia árabe.

Este fue el papel entregado a los comerciantes y trabajadores por parte de un funcionario de la Alcaldía tras la notificación de expropiación

Por su parte la empleada del local comercial indicó que el plazo para el desalojo de los comercios fue extendido hasta el próximo domingo, más sin embargo no existe otra propuesta diferente a la antes mencionada.

“No dicen nada, no nos dan información. Hicieron una reunión con los trabajadores y nos dieron esa opción (…) Eso no se hace, esta tienda tiene más de 60 años, no debería ser así, es algo imprevisto, no dieron tiempo, simplemente nos dijeron que desalojemos y nos dieron plazo hasta el domingo”, detalló.

Clientes estupefactos

Tal ha sido el asombro de los clientes que día a día acudían a esta zona en la búsqueda de artículos para las fiestas infantiles y otras, que muchos han cuestionado la medida, catalogándola como una “locura más” del Gobierno.

“Es una locura. Está muy mal hecho, yo tengo 55 años y tengo siete hijos y a todos les he comprado las piñatas aquí y ahora a mis nietos. Hoy vine a comprar todo para un baby shower y me encuentro con que están cerrados. Es una injusticia”, dijo una cliente quien quiso permanecer anónima.

En esa misma línea, la señora María Espinoza expresó que es “la total locura, porque no solamente está que los hayan expropiado, porque no solamente son los dueños, sino que además están todos los empleados a cargo de ellos, y ahora todos quedan en el aire y con la situación que estamos viviendo en el país”.

“Desde que yo tengo existencia estas piñaterías han estado aquí. Siempre han sido un patrimonio por lo económico. No es fácil venir y cerrar, hay que ser consciente que también hay aquí padres de familia que son el sustento del hogar y ahora quedan en el aire. Estamos destruidos, Venezuela se acabó”, agregó.

Asimismo, Deiker Varela, rechazó la medida de expropiación e indicó que “todo lo que el gobierno expropia lo dejan en el abandono. Yo tengo toda la vida comprando las cosas de mis fiestas aquí, mi mamá me compró mis cosas aquí y ahora quiero comprarle algo a mi hijo y no puedo”, lamentó.

Finalmente, Andreina Barrios, condenó la medida ejecutada por la Alcaldía de Caracas, ya que “se priva a muchos niños de su ilusión, de comprarle una piñata, hacer un bautizo o un baby shower”.

“Siempre he comprado aquí, mi hijo hoy día tiene 13 años y siempre compré lo de sus fiestas en esta zona, ahora tengo una niña que va a cumplir un añito y estaba planeando por lo menos hacerle alguito y me encuentro con esto. Esto era como una tradición, venir aquí a comprar sus jugueticos”, lamentó.

El Restaurant “La Atarraya” cerró sus puertas tras más de 60 años abierto al público de la ciudad | Foto: Ricardo Rojas
Así quedaron los pasillos de esta piñateria que pese a contar con mercancía, no está abierta al público | Foto: Ricardo Rojas.
Depósitos casi listos en espera del retiro de toda la mercancía | Foto: Ricardo Rojas
La medida tomó por sorpresa a los clientes que se acercaron hasta las tiendas | Foto: Ricardo Rojas
Este aviso fue colocado en la santamaria de uno de los comercios que ya cerró sus puertas | Foto: Ricardo Rojas

Reporte1.com 

Compartir