VitorPro

Conoce las técnicas sexuales más arriesgadas

Publicado: 19 de febrero de 2020 a las 16:01 | Última actualización: 28 de febrero de 2020 a las 16:33

Imagen referencial Imagen referencial

Imagen referencial
Foto web

La práctica de la mayoría de estas técnicas puede pasar del placer a la muerte

Por lo general, las parejas siempre intentan darle más juego a la vida sexual, probando nuevas técnicas, pero a veces se les escapa de las manos e intentan realizar algunas cosas que terminan realmente muy mal. 

Si bien cada quien tiene sus gustos, y tienen derecho a complacerse como deseen, hay quienes se atreven a mezclar vida sexual con el dolor físico y no con el placer y la satisfacción, haciendo que todo termine en desastre.

La asfixia erótica

La asfixia erótica o asfixiofilia es una de las prácticas sexuales más peligrosas, ya que se trata de asfixiar levemente al compañero o compañera sexual para sentir placer.

Esta práctica, posiblemente surgió en la Edad media, cuando las personas asistían a las ejecuciones públicas y veía cómo los ahorcados tenían erecciones antes de morir. Esta reacción es por la presión que la horca ejerce sobre el cerebelo.

La moda de la asfixiofilia se hizo popular en Europa en 1950, ya que los soldados franceses que regresaban de la guerra de Indochina contaban las experiencias sexuales que habían aprendido en compañía de las mujeres indígenas iñupiat en el Ártico y de Asia sudoriental que practican esta técnica.

Era una técnica usada por lo hombres para masturbar. Es menos común entre las parejas, decenas personas mueren anualmente en Alemania por estas peligrosas prácticas de masturbación, según las estadísticas.

En junio del 2009 el actor estadounidense, David Carradine, de la película Kill Bill, fue una de las personas más célebres que falleció por asfixia erótica. Fue hallado en el closet de un hotel en Bangkok (Tailandia) con una horca ajustada alrededor del cuello.  


El sexo eléctrico

Hay personas que adoran la chispa eléctrica, es decir, que usan la corriente eléctrica para sentir placer, pero esta puede atravesar los genitales o todo el cuerpo.

En los 'Sex Shop' se han proliferados gadgets especialmente pensados para los que aman la electricidad, como consoladores, anillos y guantes eléctricos. Al usarlo con baja potencia, se siente una leve picadura o calor, pero al aumentarlo pueden llegar a sentir un dolor parecido al que se experimente con un tatuaje.

Pero hasta una descarga eléctrica leve, es capaz de alterar la respiración o provocar trastornos en el ritmo cardíaco. Además, si se usan mal o fallan pueden acabar quemando la piel.


El ballbusting

Esta técnica consiste en torturar los genitales de cualquier forma. Se suele emplear en los juegos de rol del BDSM, término con el que se aglutinan prácticas eróticas como el sadismo, el masoquismo y sumisión. Las personas se satisfacen asestando golpes o infligiendo dolor.

Cabe destacar que esta práctica pone en peligro la fertilidad, tanto de hombres como de mujeres.


Los juegos con cera

Hay personas que usan las velas para cenas románticas, pero los aficionados al BDSM, atan a su pareja en la cama, le tapan los ojos y dejan que las gotas de las espelma caliente caiga en su cuerpo.

La piel es la que más sufre, ya que la temperatura de la espelma varía entre los 50 y los 90 grados. Esta es la razón por la que escoger la vela equivocada puede acabar pasando factura a ambas personas.


El trampling

Esta práctica sexual es muy parecida al ballbusting, ya que durante ella una persona ejerce el papel dominante durante el sexo. Dependiendo del umbral de dolor de cada uno, el trampling se puede practicar de dos formas distintas.

En la primera de ellas, una de las persona camina descalza por el cuerpo de su pareja. La segunda forma de practicar el trampling solo es acto para los aficionados a las relaciones sexuales extremas, pues requiere hacer lo mismo pero con los zapatos puestos y, en algunos casos, incluso dar pequeños saltos. Si los aficionados a esta práctica no logran calcular su fuerza correctamente, a veces acaban rompiendo las costillas. Si se usa calzado, uno de los amantes también puede golpear con el tacón contra la nariz o la mejilla de su pareja.

Gekcielys Casares/reporte1.com con información de Sputnik

Continúa Leyendo:

Tokio descarta la cancelación de los Juegos Olímpicos por el coronavirus
Aseguran que Huawei es una "amenaza" para la OTAN
Así celebra la farándula venezolana el "Día de San Valentín"
Nacho y Melany Mille siguen generando polémica por supuesto romance (+Foto)
Beyoncé fue la gran sorpresa de la fiesta de Shakira
¡Eran amigas! No creerás lo que le hizo Daniela Alvarado a Mónica Pasqualotto
Quédate en Casa