¿Sadomasoquismo? Por esta razón el dolor puede ser excitante

El placer surge del conocimiento de que una persona tiene el control absoluto sobre otra, decidiendo lo que hará, escuchará, comerá, probará, tocará y olerá, por lo tanto cuando éste lo toca de cualquier manera, aún infringiendo dolor, se excita rápidamente

De acuerdo con un estudio realizado por la empresa de preservativos Durex, un 20% de las personas en todo el mundo ha usado por lo menos una vez algún tipo de aditamento o herramienta de dominación, ya sean máscaras, vendas para los ojos, cadenas, látigos, etc.

Es decir, que se sienten atraídas a la práctica del sadomasoquismo, o como se conoce actualmente BDSM, por sus siglas en inglés, y que abarca  los juegos de captura, disciplina, sadismo y masoquismo.

Esta práctica sexual, la cual es más popular entre hombres y mujeres educados, de clase media y media alta, usa herramientas que pueden causar distintos niveles de dolor, pero que al mismo tiempo ocasionan, en algunas personas, mucho placer y experimentan el sexo de una forma muy diferente.

Los expertos coinciden en que realmente lo que causa excitación no es la sensación del dolor en sí, sino la relación de poder desequilibrada que surge entre el dominado y su dominador. Sin embargo, esto se manifiesta a través del dolor que generan los juegos y juguetes usados en el BDSM.

El placer surge del conocimiento de que una persona tiene el control absoluto sobre otra, decidiendo lo que hará, escuchará, comerá, probará, tocará y olerá, por lo tanto cuando éste lo toca de cualquier manera, aún infringiendo dolor, se excita rápidamente.

El componente principal para que se pueda dar una práctica BDSM exitosa es que tiene que existir un total y puro lazo de confianza entre los participantes, donde exista una detallada comunicación e intercambio de ideas para definir límites, lo que produce un intenso vínculo.

Reporte1.com/ Con información de GQ

Compartir