Caracas Trap Festival 3

El sexo después del cáncer ¿Es posible recuperar el erotismo?

Publicado: 5 de diciembre de 2019 a las 13:44 | Última actualización: 5 de diciembre de 2019 a las 16:28


El novio, es un popular guionista televisivo y ha sido nominado al Emmy en tres ocasiones y conoció a Stone cuando ella estuvo de visita en Saturday Night Live

Una vez que los pacientes son diagnosticados con cáncer, su vida sexual desaparece rápidamente, para muchos el erotismo desaparece durante o después del tratamiento.

Tanto la mujeres como los hombres con cáncer se pueden ver afectados por la anhedonia o incapacidad para sentir placer, por lo general los pacientes se dan más ayuda los unos a los otros que la que le pueden ofrecer los especialistas médicos. Es muy complicado experimentar deseo cuando el paciente no ama su propio cuerpo, sino que le teme, puesto que las cicatrices de las cirugías, el cabello o las partes de cuerpo que se pierden, la fatiga inducida por la quimioterapia, las quemaduras de la radioterapia, las náuseas, los medicamentos que bloquean las hormonas, el adornamiento causado por las neuropatías, la pérdida o ganancia de peso corporal y la ansiedad difícilmente funcionan como afrodisíacos.

Una paciente con cáncer comentó que "una crisis existencial no es sexy",  y pese a que su médico no le dio ningún consejo ella trató de procurarse una vida sexual renovada, aunque solo fuera por su pareja quien la cuidó durante el tratamiento.

Saketh R. Guntupalli, especialista en cáncer ginecológico, lanzó el libro "Sex and Cancer" que tiene como objetivo ayudar a las mujeres con cáncer de mama o ginecológico. Guntapalli se unió Maryann Karinch para dar evidencia científica de algo que algunos podrían considerar predecible. "Encontramos que el sexo era menos gozoso para las mujeres después del cáncer y que todos los tipos de actividad sexual (oral, vaginal o anal) se redujeron tras el cáncer". En conclusión, el libro describe las formas en que el tratamiento inhibe el romance.

Las secciones de "Sex and Cancer" son muy informativas ya que los autores explican qué puede hacer la gente para "evitar que el emperador de todos los males", haga fracasar sus relaciones. Guntupalli y Karinch invitan a los lectores que no etiqueten su vida amorosa "como 'disfuncional' solo porque leyeron algo sobre lo que 'normal' o 'promedio'". Por lo general, los pacientes con cáncer de próstata reciben este consejo en los manuales de autoayuda.

Guntupally y Karinch señalan que "no hay disfunción si ambos miembros de la pareja están contentos con el nivel y el tipo de intimidad que disfrutan", lo que une a las parejas es besarse, acariciarse, tomarse de la mano, abrazarse y masajearse, encendiendo la excitación y la pasión. 

La pareja afectada pueden intentar realizar "ejercicios de enfoque en las sensaciones" que los lleven a experimentar con el tacto si la presión de alcanzar una meta con el orgasmo. En el mencionado libro se abordan especificidades como los ejercicios para el piso pélvico, vibradores, técnicas para lidiar con el tejido de las cicatrices y rango limitado de movimiento, dilatadores y lubricantes con el fin de alentar a los sobrevivientes a redefinir el sexo después del cáncer como una fuente de gozo sensual.

Los autores cuenta la historia de Allis, una paciente de 49 años con cáncer de ovario la que le hicieron una "exenteración pélvica total" (le retiraron la vejiga, la uretra, el  recto, el ano, la vagina y el útero). Al despertar tenía una colostomía permanente y una derivación urinaria. Debe usar una bolsa que recoja la orina y una que recoja las heces.

Pese a que se compró un cinturón para ostomía, para proteger y esconder las bolsas, ella llora cuando se da cuenta que no puede tener relaciones sexuales normales. Después de que él le asegura que pueden ser creativos, comienzan a tener ideas a partir de visitar lo que ella llama "tiendas traviesas", y luego explorando cualquier manera posible de disfrutar juntos.

Otra paciente señaló que ella es “menos fácilmente excitable y menos orgásmica” y también contó cómo cultivó "el arte del deseo".

Para aprecia la resiliencia de si cuerpo, usa el ejercicio, reconoce que ha cambiado anatómica, psicológica y hormonalmente; experimente consigo misma y con preliminares prolongados con su pareja; incorpora la estimulación compartida de películas, conciertos y viajes para crear una sensación de cercanía.

Además equipó su habitación con estimulantes sensoriales. Ahora promueve el gozo en la vida de su compañero y en la suya misma.

En realidad lo que hay que hacer es orientarse y conversar con la pareja para volver a retomar el erotismo, la poeta Marianne Moore, en un contexto totalmente diferente: “Sea cual sea el problema, debemos eludir la sensación de estar atrapados, aunque lo único que podamos decirnos a nosotros mismos sea: ‘Si no ahora, después’”.

Gekcielys Casares/Reporte1.com con información de New York Times 

Continúa Leyendo:

¡Venezolanísima! Mira la sorpresa que le dio Norkys Batista a su familia (+Video)
¡Le dio con todo! Mira la reacción de Nacho al enterarse que Chyno Miranda confirmó su concierto en Valencia
¡Bienvenido diciembre! Llegó el mes más bonito del año
¿Está guapo? Conoce al novio de Thalía Olvino
En una noche de glamour y música, Yuslenny Ramos se alzó como "Sambil Model 2019"
La Vero Gómez causó sensación en los Pepsi Music con sus kilitos de más
Caracas Trap Festival 3