Feliz Navidad

Ser noctámbulos puede afectar nuestra salud

Publicado: 5 de diciembre de 2018 a las 12:14 | Última actualización: 5 de diciembre de 2018 a las 14:05

Una chica trabajando en su computador en la noche Una chica trabajando en su computador en la noche

Una chica trabajando en su computador en la noche
Foto web

Siendo niños, es más probable que nos levantemos temprano, pero a medida que nos incorporamos a la sociedad, tenemos más posibilidades de convertirnos en noctámbulos

Según los expertos que comparan los noctámbulos con los madrugadores señalan que la salud se ve en riesgo por la preferencia de la oscuridad. 

Los individuos en su mayoría se ajustan a uno de estos dos cronotipos: personas del día o de la noche, aunque también están los que prefieren quedarse despiertos hasta tarde, los que se acuestan y se levantan temprano.  Estos patrones en las preferencias circadianas están, en cierta medida, escritos en nuestros genes, reseñó Muy Interesante.

 La comunidad médica ha debatido durante años, los efectos en la salud asociados con cada cronotipo, pero hasta ahora los hallazgos no siempre han sido concluyentes.

Por lo que un grupo de investigadores de varias instituciones realizó la revisión más extensa de los estudios realizados anteriormente y la revista Advances in Nutrition publicó los resultados. El estudio se enfocó en comprender la relación entre los ritmos cardiacos y los patrones de alimentación y la salud cardiometabólica en general.

Con frecuencia los patrones de comida y sueño pueden verse perturbados por el estrés de la vida moderna.  Además los patrones cardiacos se pueden ver afectados por la exposición a fuentes de luz artificial. Estas interrupciones pueden alterar los procesos metabólicos cíclicos, como el control de la glucosa, el metabolismo de los lípidos y la presión arterial.
Las personas que se acuestan más tarde tienden a tener patrones de alimentación menos saludables, señalan los expertos.

Ya que por lo general comen más tarde, en horarios no regulares, consumen más alcohol, azúcar y productos con cafeína que los que duermen antes. Los noctámbulos también son más propensos a saltarse el desayuno.

Además los noctámbulos ingieren menos verduras y más cereales. Aunado a ello comen con menos frecuencia  pero hacen comidas más copiosas.

Por lo que este descubrimiento explica que los noctámbulos pueden tener mayor riesgo de enfermedades cardíacas y enfermedades metabólicas, como la diabetes tipo 2.

Otro estudio demostró que los noctámbulos tienen 2,5 veces más probabilidades que los madrugadores de tener diabetes tipo 2.

La investigadora líder del trabajo, Suzana Almoosawi, de la Universidad de Northumbria del Reino Unido, señaló que “en la edad adulta, ser un cronotipo nocturno se asocia con una mayor riesgo de enfermedad cardíaca y diabetes tipo 2, y esto pude ser potencialmente debido a la mala conducta alimentaria y la dieta de las personas con cronotipo vespertino”.

"Nuestra revisión también encontró que las personas que tienen un menor control de su diabetes tienen más probabilidades de ser nocturnas", agregó Almoosawi.

Los niños, por su parte, tienen muchas probabilidades de ser madrugadores, incluido el 90% de los niños de 2 años y el 58% de los niños de 6 años. Una vez que nos hacemos mayores generalmente preferimos el horario de la infancia.

En la vejez, a medida que nos alejamos del empuje de la sociedad, tendemos a volver a levantarnos temprano y a acostarnos también temprano, tal vez la culpa la tenga la presión social.

Gekcielys Casares/Reporte1.com

Continúa Leyendo:

¡Irresistible! Prepara este rico “Domo volteado de piña” para navidades
Nuevo amor de Kerly Ruiz genera burla en redes sociales (+Videos)
¡Irresistible! Prepara este rico “Domo volteado de piña” para navidades
Capriles: "La oposición no puede ser un concurso de simpatías"
Maduro: La juventud no puede ser llamada para ser corrompida por la violencia
Alaimo: "El voto no puede ser para castigar, sino para promover"
Feliz Navidad